EL NUEVO HERALD - ESTADOS UNIDOS

 

Patrulla Fronteriza confirma que cubanos cruzan río Bravo

y entran ‘mojados’ a EEUU

 

MARIO J. PENTÓN

 

Cruzar a nado el río Bravo, frontera natural entre Estados Unidos y México, se ha convertido en una nueva vía para que los cubanos entren subrepticiamente a EEUU tras el fin de la política de pies secos/pies mojados en enero pasado.

 

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza han aprehendido a un total de 45 cubanos entre los puertos de entrada en los sectores a lo largo de la frontera del suroeste desde el 12 de enero”, dijo el portavoz de la Patrulla Fronteriza en el sector de Laredo, Richard Pauza, en un comunicado enviado a el Nuevo Herald.

 

Anteriormente, Niuvis Ramos, una migrante cubana detenida durante semanas en el Centro T. Don Hutto en Taylor, Texas, había dicho a el Nuevo Herald que varias de las casi 40 compatriotas que estaban junto a ella en el centro de detención del servicio de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos habían escogido el mismo camino que miles de migrantes centroamericanos en su desespero por llegar “a tierras de libertad”.

 

“Algunas de ellas al ser detenidas por la patrulla fronteriza demostraron miedo creíble a regresar a Cuba. Ahora esperan defender su caso ante un juez en Estados Unidos”, dijo Ramos, recientemente liberada tras semanas de detención.

 

El vacío creado tras la repentina derogación de la política pies secos/pies mojados el pasado enero, junto al cierre de las fronteras de Estados Unidos a los migrantes indocumentados cubanos, dejó a Ramos y a más de una decena de isleños con la puerta en las narices y la frontera mexicana a sus espaldas.

 

“Querían que regresáramos a México, pero les dijimos que no, que nosotros habíamos entrado antes de que la política migratoria cambiara, que no era nuestra culpa que no nos procesaran antes”, añadió.

 

Aunque Ramos logró obtener su parole, espera por la liberación de su esposo Rismari Manuel Torres, quien junto a otros nueve hombres y dos mujeres lucha desesperadamente por demostrar que llegaron apenas unas horas antes de la decisión del presidente Barack Obama.

 

“Ellos estaban en los puestos migratorios en el momento de la Obamada”, relata Irina Feijóo, esposa de Adalberto Agramonte y quien llegó a Estados Unidos apenas unos días antes del fin de la política migratoria que beneficiaba a los cubanos, respaldada por un pasaporte portugués, heredado de su abuela.

 

“Aunque habían entregado todos los papeles y llegaron antes de las 4:30 pm, los oficiales de la frontera no los procesaron porque habían recibido órdenes de detener el flujo de cubanos”, añade.

 

BUSCAN UN PAROLE

 

El abogado de inmigración Jorge Rivera, quien asumió la defensa de estos cubanos, se mantiene muy optimista sobre el caso.

 

“Hemos establecido un precedente con el caso de la cubana Jennifer López, que llegó el día 11 a la estación migratoria pero no fue procesada hasta después del fin de la política pies secos/pies mojados”, explica Rivera.

 

Tras probar que López estaba en territorio norteamericano antes de finalizada la política de acogida, le fue otorgado un parole, con el cual podrá esperar hasta el año y un día en que se convierte en elegible para regular su estatus legal bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1966.

 

“Esa es nuestra estrategia para salvar a los últimos cubanos que llegaron a Estados Unidos bajo la administración Obama”, dice Rivera, que actúa pro-bono en la defensa de los migrantes.

 

La familia Agramonte Feijóo viajó miles de kilómetros y tres continentes para llegar a Estados Unidos.

 

El hombre, de 52 años y su esposa que era médico de profesión en Camagüey, en el centro de Cuba, llegaron a Europa en 2010, amparados por la ciudadanía lusa de Feijóo y tras dos intentos de escape en balsa hacia Estados Unidos.

 

“Comenzamos a trabajar en España y a reunir algún dinero para continuar el viaje a Estados Unidos. Allí nos agarró la crisis económica que nos dejó sin empleo y tuvimos que marcharnos a Ecuador”, dice.

 

 Feijóo tiene una especialización en medicina general integral y se fue al Ecuador gobernado por Rafael Correa junto a su esposo aprovechando la llegada masiva de profesionales de la salud de la Isla que inundaron el sistema sanitario público de en la nación andina.

 

“Los primeros dos años pude trabajar. Sufrí en carne propia la xenofobia contra los cubanos que se vive en ese país. Mi esposo, que es mecánico industrial no consiguió trabajo. Con lo que habíamos reunido conseguimos un visado a México pero resultó esta fatalidad”, comenta Feijóo.

 

Tras pedir asilo, Agramonte y otros ocho migrantes fueron detenidos y desde entonces se encuentran en el Centro de Detención de Río Grande, Texas. Otras dos cubanas están detenidas en Laredo, junto a la frontera con México.

 

“Les hicieron una entrevista y todos demostraron un temor fundado de regresar a Cuba. Él no tiene documentos de ningún otro país así que si lo deportan tendría que ser allí”, dice Feijóo, quien no tiene familia en Estados Unidos y no quiere ni imaginar “lo dura que sería esa separación”.

 

Este artículo forma parte de un convenio entre 14ymedio y el Nuevo Herald.

 

 

Marzo 24, 2017

Cubanálisis - El Think-Tank

LA NOTICIA QUE SE DEBE SEGUIR DE CERCA:

CUBANOS VARADOS EN MÉXICO INTENTAN CRUZAR A NADO EL RÍO BRAVO Y ENTRAR ILEGALMENTE

EN EEUU