Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Las crisis que enfrenta el Presidente

 

Fernando Ravsberg, Cartas desde Cuba

 

Al Presidente Miguel Díaz Canel no se lo están poniendo fácil, como por arte de magia le aparecen crisis que lo dejan como el malo de la película. Empezó incluso antes de ser electo, cuando “filtraron” un video de una de sus conferencias con miembros del Partido Comunista.

 

Un mes antes de que se hiciera público, ese material llegó a mis manos para que lo difundiera en Cartas desde Cuba. El video era interesante pero se trataba de una evidente maniobra palaciega contra Díaz Canel y no me gusta que me utilicen para guerras sucias.

 

Esa filtración solo pudo provenir de un miembro del Partido Comunista, pues se trataba de una reunión privada de esa organización. Su publicación pretendía hacer chocar al futuro presidente con la Unión Europea y con los medios de prensa alternativos dentro de la isla.

 

Recordé la fina ironía del político italiano Giulio Andreotti sobre la camaradería dentro del partido, cuando dijo: “Hay amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y… compañeros de partido”.

 

Un mes después de asumir la presidencia, se cae el avión de Cubana. Granma publica un extraño artículo donde se dice que “El único objetivo” de la investigación es “la prevención de futuros sucesos”, por lo cual no se determinará “la culpa o la responsabilidad” de nadie.

 

Esta negativa a buscar responsables agrava la crisis. El escándalo toma vuelo y Cubadebate publica una rectificación tardía: “La imputación de responsabilidades en materia laboral, administrativa o penal, se llevará a cabo en correspondencia con lo establecido por las legislaciones vigentes”.

 

La crisis más reciente fue provocada por el arresto de un biólogo de Pinar del Río, Ariel Ruiz Urquiola, quien fue condenado a 1 año de prisión por llamar “guardias rurales” a un par de guardabosques en una discusión. Un castigo que parece bastante desproporcionado.

 

La reacción que esto provocaría era más que evidente, se trata de un joven biólogo, que trabaja una pequeña finca con sus propias manos y con métodos ecológicos. Era la víctima perfecta para promover una nueva crisis, la cual llegó cuando Ariel entra en huelga de hambre.

 

Al final, el gobierno lo libera con una licencia extrapenal por razones de salud pero políticamente ya era tarde. La historia estaba en la prensa internacional, en los espacios alternativos de información de Cuba, los medios opositores lo convirtieron en bandera y la Iglesia Católica reclamó justicia.

 

El costo político de esta acción lo pagará el gobierno, da igual si el Presidente Díaz Canel supo o no del asunto. El desgaste provocado este tipo de acciones torpes, injustas e impopulares es tan evidente que parece muy poco probable que carezcan de intencionalidad.

 

En recientes operaciones policiales han detenido a decenas de vendedores callejeros, bodegueros ladrones y rateritos varios, pero la gente se pregunta por qué solo se ataca al último eslabón del mercado negro y nunca aparece en la prensa un preso de guayabera.

 

El mercado negro se reproduce si no se cortan sus fuentes de aprovisionamiento, es decir los directivos de las empresas, almacenes y tiendas estatales, de donde sale la mayor parte de lo que se vende en las calles. Ya hay nuevos vendedores y con precios más caros, por la peligrosidad de ser arrestados.

 

Algunos artículos publicados en la prensa alternativa expresan el sentimiento de la gente común sobre estas campañas policiales: “Lo que jode es que sean siempre los ladrones de gallinas los que tengan que aparecer, a todo color, esposados ante las cámaras”.

 

Miguel Díaz Canel está corriendo en un campo de obstáculos, al que día a día le agregan nuevas vallas, cada vez más difíciles de saltar. Y esto ocurre cuando aún no se ha consolidado en el poder, cuando ni siquiera ha formado su gobierno.

 

Mientras el Presidente intenta tomar las riendas del país, decidir quienes los acompañarán en el Consejo de Ministros y trabaja en los cambios constitucionales, le obligan a enfrentar una serie de guerritas de baja intensidad pero de gran desgaste político.

 

Dicen los chinos que las crisis son las mayores generadoras de oportunidades si se saben aprovechar. Ante cada nuevo obstáculo el Presidente debe decidir y de esas decisiones dependerá la visión que se vayan formando los cubanos de su capacidad de liderazgo.