Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El mito de las cavernas, elecciones en Cuba

Abdel Legrá Pacheco, en Primavera Digital

El Vedado, La Habana.- Mi plan A siempre fue, publicitar mi candidatura a todos los niveles, crear la expectativa sobre todo, en los órganos de “inteligencia” y el PCC, pues conocía de antemano que realizarían todo lo posible e imposible para que no pudiéramos salir nominados.

Siempre alerté a los grupos que estaban en los proyectos de candidatura, de que nuestro talón de Aquiles era precisamente este primer eslabón en el proceso electoral, pues se realiza por proposiciones directas públicas y su votación es a mano alzada, estando la población (el soberano) coartado de antemano, por su dependencia de las estructuras de poder, además de tener desconocimiento en los temas eleccionarios.

Los órganos de “inteligencia” y el Partido Comunista aprovechan el miedo desarrollado a los electores en sus campañas de descréditos solapadas que les realizan a los posibles candidatos independientes.

Por otro lado, los núcleos zonales del partido así como las organizaciones de masas acompañantes, dígase CDR, FMC, UJC, AC, y cuanta organización pro gubernamental exista, organizan de manera secreta y solapada sus posibles propuestas a candidatos, además de controlar las mesas de las comisiones electorales, en franca violación de lo dispuesto en cualquier proceso electoral verdaderamente libre y transparente, donde estas mesas deben, ante todo, defender la imparcialidad con cualquier grupo, tendencia o individuos en particular.

Al estar las mesas de candidatura parcializadas y controladas por el PCC y la “inteligencia”, estos primeramente les dan la palabra a sus miembros, para que en primer lugar propongan a los candidatos que de antemano ellos traen, pues el orden de la votación también se rige por este orden y al estar consientes ellos, que a la población no le interesan las elecciones, pues dudan de ellas y su limpieza y que votarán por los primeros, para que se acabe rápido la asamblea, no obstante estar todos los militantes convocados y preparados a votar por su propuesta establecida.

Por todo esto, no me iba yo a someter al trabajo sucio de descrédito y miedo establecido en mi circunscripción contra mi persona, al conocer toda esta paranoia.

Sí me permitiría ganar una promoción pública en mi comunidad, aunque esta fuera adversa, pues muchos vecinos me conocen y quieren, aunque una minoría, que cuida de sus prebendas y se escudan tras el poder, se presten al trabajo sucio. La vida los desenmascarará.

A la larga, la población de mi circunscripción, incluidos militantes, no militantes y acólitos acompañantes, conocieron por su propia vivencia lo manido, manipulado, oscuro y no libre, que son estas elecciones a mano alzada, que se dicen libres y transparentes. Ellos sacaran sus propias conclusiones, cuestión que ya, me favorece, al acercárseme muchas personas para darme sus opiniones al respecto, además de felicitarme por la estrategia realizada y contarme como fueron casa por casa, a decir que no votaran por mí.

Hasta uno de los secretarios zonales del PCC, tuvo que decirme a la salida del teatro, “te la comiste”, dándome la mano.

Estas elecciones para mí, fueron un ejercicio al buen estilo de los Ejercicios Meteoro (pero mejor realizado), para venideras elecciones.

Iré estudiando, los terrenos y los comportamientos de la ciudadanía, así como las del PCC y los órganos de poca inteligencia de la SE.

La experiencia cubana hay que vivirla, y a veces ni viviéndola la entendemos.

La población conoce ya que yo no soy el lobo. El lobo vestido de abuela de la Caperucita es otro.

Estas elecciones que se realizan en Cuba por el PCC y los órganos de gobierno tienen mucho de parecido con el mito de las cavernas descrito por Platón en su libro La República, 3 siglos antes de Cristo.