DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

 CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

 

                                            Eugenio Yáñez

   

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M

N  O  P  Q  R S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS

PRESENTACIÓN

Este no es texto de lingüística o filología, no estoy capacitado para ello. No divulga vulgaridades ni lugares comunes, aunque puedan estar presentes en palabras o frases que es necesario referir: es descripción más que interpretación, definiendo palabras y frases en su significado real, versión oficial o contraversión popular. Lo más actualizado posible, hasta el día de hoy, pero no exento de omisiones y olvidos involuntarios.

Todo gobierno tiene su lenguaje oficial “políticamente correcto”, con símbolos para minimizar lo inconveniente y destacar  éxitos reales o supuestos. El eufemismo y la hipérbole son componentes del lenguaje del poder: Alejandro lamenta no tener más mundos que conquistar, Saddam Hussein anuncia “La Madre de Todas las Batallas”.

Mientras más absoluto el poder más amplio el eufemismo y la exageración: el milenio nazi, la revolución cultural china, la nueva era de la humanidad comunista, el gran líder coreano. La Cuba de Fidel Castro no podía ser excepción: casi 50 años de poder absoluto han desarrollado un discurso oficial y un lenguaje risible si no estuviera cimentado en el gran drama nacional.

Analizarlo como ensayo clásico se enreda en interminable madeja de consideraciones y análisis para terminar perdido en la información. A partir de palabras y frases ordenadas alfabéticamente propongo una forma de abordar el análisis, que puede resultar de interés para el lector, aunque no para Castro, incapaz de modificar el alfabeto como hizo con la puntuación decimal o las celebraciones navideñas, por no hablar de la historia o la geografía.

No hay interés de lucro o beneficios económicos en esta publicación, escrita tras muchas horas de rebuscar en lo más profundo de la memoria, experiencias personales, lecturas, conversaciones, y teclear cada noche o fin de semana en que el agotamiento obligaba a detenerse para continuar al día siguiente en el bregar cotidiano.

Si los sofismas o razonamientos circulares del lenguaje castrista insultan su inteligencia, no tiene que matar al mensajero; tampoco tiene que hacerlo si la sombra del Comandante en Jefe abarca la totalidad de la existencia cubana: se describe la realidad de los códigos y lenguaje impuestos a los cubanos por casi medio siglo.

No tiene que aceptar pasivamente las descripciones que pueda encontrar: lea cualquier texto en el periódico Granma, o escuche cualquier intervención pública del tirano (unos minutos solamente, no tiene que sufrirla completa), o converse con cubanos salidos del país en fechas más o menos recientes, y comprobará que nada ha sido escrito en broma, exagerado o inventado.

Puede leer por cinco minutos o por mucho tiempo, depende de usted. Comience por donde prefiera: la primera frase, “abandono definitivo del país”, o la última, “zona congelada”. O al azar, quizás con “Seguridad del Estado”, “la cosa”, “plan jaba” o “palestino”.

No todas las explicaciones tienen la misma extensión o tratamiento, nada más lo fundamental para entender el concepto y sus implicaciones; cada palabra o frase le invita a pasar a otra y otra.  La indicación de (Ver) significa que la palabra o frase mencionada también está desarrollada en el Diccionario: así puede revisar en sus raíces toda la maldad, extensión, eficacia y alcance del castrismo cotidiano.

Me expreso por mi mismo, no represento criterios de organización, grupo o proyecto político. No menciono personas, organizaciones disidentes o del exilio, ni funcionarios de turno del castrismo: evito que la referencia sugiera preferencias o énfasis en una u otra dirección. No hay más dilema en mi patria que el que existe entre Castro y los cubanos.

El DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO fue originalmente cedido con sumo placer y sin ningún tipo de compensación a otra publicación digital para inaugurar su Biblioteca On-line en el mes de Julio del 2006. Al crearse Cubanálisis - El Think-Tank en Noviembre del mismo año el libro se mantuvo donde fue ubicado originalmente, pues Cubanálisis - El Think-Tank no ve a otras publicaciones sobre la temática cubana como competidores o adversarios, sino como complementos fraternales.

Por alguna razón, en la actualización de su Biblioteca online realizada por dicha publicación, el DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO no aparece. Como no resulta adecuado privar a los lectores del acceso a este libro que puede constituir una referencia fundamental para el análisis del castrismo cotidiano, Cubanálisis - El Think-Tank lo incluyó en su Biblioteca On-line a partir de Diciembre 18 del 2006, sin ninguna modificación de contenido, y solo con algunos ajustes de diseño, buscando funcionalidad.

Este Diccionario no tiene sentido comercial: la significativa cantidad de lectores que va ganando diariamente CUBANÁLISIS - EL THINK-TANK,  y el colosal poder multiplicador de la divulgación digital posibilitan que miles y miles de personas en cualquier parte del mundo tengan acceso a él, y puedan lograr una visión más detallada de ese fenómeno en enfermedad terminal que se llama la Revolución cubana.

Analicen los lectores como deseen el lenguaje cotidiano del castrismo, y lleguen a conclusiones que consideren convenientes. No es necesario estar de acuerdo con el autor para poder encontrar información de interés en este “DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO”.

Se agradecen críticas, sugerencias y propuestas de palabras o frases para ampliarlo, así como las rectificaciones o precisiones que los lectores consideren deben incluirse, entrando en contacto con CUBANÁLISIS-EL THINK-TANK: este es un trabajo que nunca estará completo, pero que gracias a las técnicas digitales de divulgación y lo infinito del ciberespacio puede ampliarse sistemáticamente.

No puede terminar de completarse este Diccionario ni siquiera cuando termine el ciclo biológico vital de Fidel Castro, esa tragedia nacional cubana y, a la vez, indiscutible arquetipo del sofisma y el eufemismo, que ahora bautizó como ‘relevo generacional’ la sucesión dictatorial que planeó y se lleva a cabo. 

 Eugenio Yáñez

Diciembre 2006

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS