Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

  

     

 

 

                                                                          Dr. Eugenio Yáñez

                                                                                                                                                            

 

PROFETA EN TIERRA AJENA

 

En este fin de semana se ha llevado a cabo la transferencia política más importante de la historia revolucionaria latinoamericana de nuestros tiempos: Fidel Castro ha traspasado a Chávez la corona de líder de la revolución continental a cambio de la garantía de asegurarle a los sucesores cubanos el papel de sub-potencia regional en el Caribe a través de los suministros petroleros desde las refinerías cubanas.

 

Poco más de un mes después del ya legendario “¿Por qué no te callas?” Hugo Chávez fue calificado por Fidel Castro como brillante y gran estadista por su discurso en la cumbre de PETROCARIBE: facilidades del totalitarismo para reinventar y rescribir la historia, al poderse expresar sin adversarios ni una prensa libre que pueda responder.

 

Por eso Raúl Castro en Santiago de Cuba, según Granma, “destacó la similitud entre el asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953 y los hechos ocurridos en Venezuela el 4 de febrero de 1992 por la acción del movimiento revolucionario liderado por Chávez, que no tuvieron éxitos desde el punto de vista militar, pero si gran trascendencia política”.

 

Por halagar a quien reparte petróleo del pueblo venezolano a manos llenas y por razones políticas, Raúl Castro desvirtúa la esencia misma del asalto al Moncada en el que él mismo participó, oficialmente definido como un movimiento insurreccional contra una tiranía ilegítima en Cuba, y lo equipara con un vulgar golpe de estado contra un gobierno constitucionalmente electo en Venezuela.

 

La única similitud en ambos hechos, realmente, fue la celeridad con que sus máximos jefes, Fidel Castro y Hugo Chávez, rehuyeron el combate, uno para dirigirse rápidamente a refugiarse en la Sierra Maestra y el otro para rendirse a las autoridades legítimas, ambos dejando a la deriva a quienes le siguieron en la aventura.

 

Ahora Granma, que más parece en estos días el órgano de esa entelequia llamada Partido Socialista Unido de Venezuela que del Partido Comunista de Cuba, eleva a Chávez al rango de héroe cubano y llena literalmente sus escasas páginas con fotos y loas del caudillo venezolano, quien maneja la llave de las bombas petroleras destinadas a Cuba y el resto del Caribe a espaldas de los venezolanos.

 

Si no ha podido ver Granma, no se preocupe: Google, ese motor de búsqueda que ya se plegó a los comunistas chinos para censurar sus servicios en la nación china, se encargará de reproducir totalmente no solo lo que señala el diario del Partido comunista cubano, sino también lo que se reproduce en Juventud Rebelde, Prensa Latina, Agencia de Información Nacional, Bohemia, Trabajadores, Tribuna, Radio Rebelde, Radio Habana Cuba y cuanto órgano de prensa-propaganda provincial y hasta oscuras emisoras radiales municipales divulgan sobre el paraíso castrista.

 

Todo lo contrario de lo que sucede con las páginas impresas y digitales que critican al régimen castrista: ciertamente, algunas son deplorables y poco serias, irresponsables y hasta ridículas, pero decenas de ellas, muy serias y profesionales, y básicamente honestas, solo reciben el tratamiento del silencio o muy escasas menciones en el popular motor de búsqueda.

 

No hay que especular: vaya a Google en español, busque “noticias” y escriba “Cuba”. No hay que ser especialista en análisis de medios, basta saber contar: cuantas de las noticias que se reproducen sobre Cuba vienen de los órganos de prensa-propaganda del régimen y sus simpatizantes extranjeros, y cuantas de otras fuentes independientes del gobierno cubano.

 

Por eso la historia de nuestros países se va deformando diariamente y ahora resulta que los golpistas del 4 de febrero de 1992 en Venezuela son equiparados por el gobernante de facto cubano y segundo de a bordo vitalicio, con las figuras de Abel Santamaría, José Luis Tassende, Renato Guitart, Boris Luis Santa Coloma y las decenas de jóvenes cubanos que murieron en el asalto al Moncada.

 

Si Fidel Castro, en demagogia sin precedentes, se atrevió a definir a José Martí como autor intelectual del asalto al Moncada, entonces Raúl Castro, de hecho, fotocopiando al Big Brother, ha definido a Simón Bolívar como autor intelectual de “los hechos” del 4 de febrero del 92 en Venezuela, y de paso, con la denominación esa de “los hechos” se hace innecesario mencionar el concepto golpe de estado.

 

92 parece número mágico de la cábala chavista: fecha de “los hechos” en Venezuela, pero también son 92,000 los barriles de petróleo que diariamente son enviados para Cuba mediante un sistema definido como de pagos preferenciales y a largo plazo, que en realidad son médicos y colaboradores que inundan Venezuela después de dejar vacíos los hospitales y centros asistenciales cubanos, y que representan un mensaje ideológico de extraordinario peso, no porque esos colaboradores en sí mismos se tengan que dedicar a la propaganda política (aunque algunos lo hacen muy a gusto), sino por el mensaje subliminal que representan “los logros de la revolución” para la consolidación de un chavismo totalitario que el mismo caudillo inculto se encarga de poner en peligro cada día con sus irresponsabilidades y su incontinencia verbal.

 

Los ilusos y los apasionados por la figura del Comandante esperaban verlo en Cienfuegos inaugurando la refinería, como Chávez había anunciado en noviembre. No tuvieron en cuenta que desde la visita del presidente angolano José Eduardo dos Santos ya no se muestran ni siquiera fotos o videos del máximo líder, que experimenta el proceso de recuperación más prolongado de la historia de la medicina moderna.

 

Cuando aparentemente ya no puede ni caminar mucho por las instalaciones donde se está “recuperando” hace casi diecisiete meses, pretendían que se trasladara más de 250 kilómetros hasta Cienfuegos para participar en la cumbre de PETROCARIBE y la inauguración de la refinería.

 

En esa cumbre de PETROCARIBE y la enésima visita de Chávez da Cuba han ocurrido cosas muy trascendentes que parecen pasar inadvertidas frente a las narices de mucha prensa extranjera y “analistas”, ahora embelesados con la visita de la así llamada supermodelo británica de origen jamaiquino Noemí Campbell, que intenta entrevistar a Fidel Castro como ya hizo con Chávez.

 

Lograrlo no le será fácil, y si lo lograra los resultados de esa entrevista serían de mucho interés para las revistas del corazón y las sensacionalistas, pero de ningún o escaso valor político para los análisis profundos sobre Cuba. De todas maneras, Google se encargará de hacérnoslo saber en caso de que se produzca.

 

El régimen cubano se beneficia con la reinauguración de la refinería de Cienfuegos, engendro ineficiente de la era soviética, modernizada con dinero chavista al costo de 100 millones de dólares, no de los 500 millones que anunció la propaganda, según declaró el ex-guerrillero-terrorista, ex dirigente de PEDEVESA y actual embajador chavista en La Habana Alí Rodríguez Araque.

 

La refinería, cuya capacidad será duplicada en los próximos años, y las demás refinerías cubanas que se beneficiarán de las inversiones chavistas conveniadas, garantizarán las necesidades de Cuba y de los países del Caribe, y de otras naciones centroamericanas, y se convertirán en extraordinarios ahorros en divisas para esos países.

 

La posibilidad de que la nación venezolana pueda recuperar esas inversiones algún día es relativamente lejana, para decirlo suavemente, y tan pronto el teniente coronel esté fuera del juego, lo que no es imposible ni improbable dadas las realidades venezolanas posteriores al fracaso del referéndum de reforma constitucional, las obligaciones de Cuba hacia esos préstamos y recursos serán muy relativas y discutibles, amén de que las colosales estructuras y obra civil de las refinerías no puede desmontarse y llevarse de regreso a Venezuela ni por los más optimistas del planeta.

 

Ha sido un arreglo pragmático, y a la vez inmoral: los sucesores, nada interesados en una revolución continental que ya saben que no funciona ni lleva a ningún lado, aseguran sus necesidades de petróleo y de recursos financieros para los próximos años y a la vez se desentienden de un Chávez desesperado por el liderazgo continental, problemático y buscapleitos, que seguirá gritando a los cuatro vientos y creándose problemas con reyes, presidentes, obispos y embajadores.

 

De paso, tomando las experiencias del papel de los estudiantes en el rechazo al referéndum chavista, los sucesores revisan las cosas en la Federación de Estudiantes Universitarios cubanos y, tranquilamente, “liberan” a Carlos Lage Codorniú, hijo del Vicepresidente del Consejo de Ministros, de la presidencia de esa organización, para que pueda “ejercer lo que estudió”, a la vez que homenajean a casi todos los que fueron presidentes de la FEU, (Rolando Cubelas, presidente de la FEU en 1959, nunca existió ni se menciona), incluido Carlos Lage padre, que no tiene reparos en tomarse una foto con todos los que fueron presidentes de la FEU, él incluido, pero donde no se permite que aparezca su hijo “Carlitos”, que lo fue hasta hace pocos días. Maravillas totalitarias.

 

El 28 de diciembre se celebrará la sesión de la siempre unánime Asamblea Nacional del Poder Popular, y se informará de los planes económicos para el año 2008: como no parece que habrá anuncios destacados de reformas o cambios económicos, tan necesarios y esperados como bloqueados por los inmovilistas dirigidos por el Comandante en Cama, los ecos de la visita de Chávez y los acuerdos firmados, más la cumbre de PETROCARIBE y la reinauguración de la refinería de Cienfuegos, ocuparán un lugar destacado: a falta de pan, petróleo ajeno, ni siquiera casabe.

 

Se le sigue acabando el tiempo a los sucesores: Chávez ya no puede hacer mucho más por ellos, y de no producirse los cambios y reformas económicas imprescindibles la situación se agravará por días. Pasado el apoteósico recibimiento en Santiago de Cuba, los cubanos regresaron a sus casas a pensar como resolver los alimentos, el vestuario, el transporte y la vivienda, sabiendo que ni diez refinerías, en las actuales condiciones y con las actuales políticas del régimen, resolverán los problemas.

 

Chávez ha sido convertido en profeta en tierra ajena, y coronado líder continental a cambio de garantizar la sucesión en Cuba. Eso no lo ayudará a enfrentar la resistencia de los opositores venezolanos que no quieren el totalitarismo y lo enfrentan día a día, como la refinería y PETROCARIBE no ayudarán demasiado a los sucesores si no acaban de decidirse a hacer lo que deben hacer.

 

El fin de año y el 2008 auguran muchas tensiones y momentos difíciles tanto para Cuba como para Venezuela. Mientras tanto, Google nos informará de los esfuerzos de Noemí Campbell por entrevistar a Fidel Castro, y de todas las alabanzas de la prensa-propaganda del régimen a este “nuevo aniversario del triunfo de la Revolución”.

 

Afortunadamente, en tiempos de prensa digital tenemos la oportunidad, al menos, de presentar análisis alternativos y tratar de vislumbrar la luz entre tanta desinformación, falta de ética y oportunismo.